Stephan Friess - Servicio de idiomas

Gerber, productor estadounidense de alimentos para bebés, hace publicidad para sus productos con la foto de un niño que se ríe. La presentación hizo aumentar las ventas en Estados Unidos de manera que la empresa se decidió a adoptarla para la distribución en Canadá y México. Asimismo tradujeron los textos. Y, efectivamente, también en los países vecinos lograron vender una gran cantidad de alimentos para bebés. Como los productos con estas imágenes contaban también con mucho éxito en otros países, Gerber se atrevió a introducirse en los mercados del continente negro, sin embargo la desilusión fue grande. Un análisis más profundo del problema sacó a la luz una cosa sorprendente: donde se encuentra en Europa algún adorno en el paquete, que logra despertar asociaciones positivas en el consumidor, en África ponen una imagen del contenido, en vista del hecho de que allí muchos clientes no saben leer.


La Alemania de la posguerra estaba reducida a cenizas y faltaban las cosa más esenciales para la vida. Los ocupantes americanos quisieron saber lo que más hacía falta a los alemanes, que expresaron al intérprete su necesidad de cereales. Éste (pensando en la palabra alemana "Korn", cereales) pidió a los invasores que les dieran "corn". Esta es la razón por la que los alemanes de entonces se alimentaron sobre todo de maíz. Vaya suerte, porque si hubieran pedido maíz, les habrían suministrado "mice" (ratones).


Especialmente las empresas que proyectan ofrecer sus productos en países donde se habla un idioma extranjero deben tener cuidado. Los departamentos de márketing de las empresas dedican mucho tiempo y esfuerzo a encontrar un nombre melodioso para sus productos. Sin embargo tienden luego a exportarlo, llenos de orgullo, junto con el mismo producto. Una práctica que no siempre es coronada por el éxito.

Esto nos demuestra por el ejemplo el intento del productor norteamericano de automóviles Chevrolet que quiso vender su prometedor modelo "Nova" en el mercado mexicano, lo que fue un desastre. Solamente gracias a una investigación más detallada se averiguó que tal coche "no va" muy bien. ¿Hubiera comprado usted este producto?


Para sorpresa de Fiat el modelo "Regata" no tuvo mucho éxito en el mercado sueco. ¿No es un milagro que nadie quiera conducir una "mujer pendenciera"? ¿O bien que ningún finlandés quiera ir al volante de un idiota (Uno)?


Seguro que el productor Mitsubishi no ha verificado en el diccionario lo que significa "Pajero" en español. Si no, no hubieran intentado vender ni uno de sus productos del mismo nombre en la Península. Con otro nombre hubieran sacado unas pesetas más. La "American Motor Corporation" tampoco debe tener diccionario en su biblioteca, ya que intentaron vender su "Matador" para garantizar la seguridad en las carreteras españolas.

traductor de español en Immenstaad